Poda ficus benjamina maceta

Poda ficus benjamina maceta

Cómo salvar un ficus moribundo

¿Cómo se cuida un ficus? Normalmente, un ficus nuevo viene en una maceta de plástico negra con agujeros de drenaje. Basta con colocarlo en una bonita y decorativa maceta de barro. La planta no debería necesitar ser replantada durante varios años. Para regar el ficus, basta con empaparlo bien y dejar que se seque antes de volver a regarlo. Si riegas en exceso, las hojas se volverán amarillas y se caerán. Si riegas poco, las hojas verdes empezarán a caer. Una forma de juzgar si es el momento de regar es inclinar la maceta y sentir su peso; si es muy ligero, probablemente sea el momento de darle de beber, dice Pleasant. Después de unas semanas, ya te habrás acostumbrado. Después de regar, tira siempre el agua que se acumule en la bandeja que hay debajo de la maceta; a ninguna planta le gustan los pies empapados.Para alimentar tu ficus dale un abono líquido multiuso durante su temporada de crecimiento, de abril a septiembre. La savia pegajosa puede irritar los estómagos, así que mantenga esta planta lejos de las mascotas curiosas a las que les gusta mordisquear las plantas de interior. De vez en cuando, espolvoree o rocíe sus hojas con un paño húmedo o con un chorro suave de la regadera.

Comentarios

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Las ramas colgantes, la corteza parecida a la del abedul y las hojas brillantes del ficus (Ficus benjamina), también conocido como higo llorón, lo convierten en un árbol muy apreciado en interiores. Este pariente de la planta del caucho puede alcanzar los dos metros de altura en su madurez en su país de origen, la India y Malasia, pero sigue siendo una gran opción para los espacios interiores grandes y pequeños, ya que puedes podarlo al tamaño que prefieras.
Puedes comprar ficus en diferentes etapas de crecimiento, desde pequeños ejemplares de un pie de altura hasta árboles de interior en macetas grandes, dependiendo del espacio que tengas y de lo que quieras gastar. Como este árbol vuelve a crecer incluso cuando se corta a unos pocos centímetros por encima de la línea del suelo, puedes invertir en una planta de buen tamaño y luego recortarla para adaptarla a tus necesidades cuando empiece a superar tu espacio.

Ficus altissima

El ficus (Ficus benjamina) es una planta que puede alcanzar la grandiosa altura de 30 metros en su hábitat natural. Sin embargo, es más frecuente que el ficus se mantenga como planta de interior en maceta. El ficus tolera muy bien tanto las condiciones de interior como las de exterior. En cuanto a su aspecto, la planta tiene ramas que se doblan con gracia, lo que le ha valido el apodo de higuera llorona. Estas ramas tienen hojas brillantes y ovaladas con puntas que se estrechan hasta llegar a una punta delgada. Como todas las especies de higuera, el ficus puede producir frutos. Sin embargo, no se suele consumir, aunque es comestible.
Las principales razones para podar un ficus son mejorar su forma e inhibir su crecimiento. El ficus típico de interior tiene un tronco expuesto con una copa frondosa que tiene una forma más o menos redondeada, como la de un arbusto. El ficus se puede acondicionar y recortar fácilmente para que adquiera esta configuración; sin embargo, no es del todo natural. En la naturaleza, un ficus suele extenderse un poco más y tiene una cantidad de extremidades inferiores no conformes, lo que le confiere un aspecto más tupido y menos cuidado. El ficus típico de interior tiene una forma que acentúa y exagera este diseño ya de por sí atractivo.

Nodo de crecimiento en el ficus

La higuera llorona (también conocida como ficus) crece como un gran árbol de hoja perenne en climas tropicales y subtropicales, pero se cultiva más a menudo como planta de interior en casas, oficinas y en el paisajismo comercial de interiores.
Esta elegante planta tiene ramas delgadas que se arquean con gracia a partir de un tronco gris claro, con hojas oscuras densas y brillantes. Cuando se cultiva en interiores, las plantas se podan normalmente para mantenerlas entre 1 y 2 metros de altura, y sus troncos se trenzan a veces para darles un toque decorativo. Es de crecimiento rápido y puede ser necesario trasplantarla hasta una vez al año, pero hágalo a principios de la primavera para obtener los mejores resultados. La higuera llorona es tóxica para las personas y los animales domésticos.
En los climas tropicales, la higuera llorona puede cultivarse como árboles ejemplares que alcanzan hasta 60 pies de altura, y a veces se plantan y podan como setos. La higuera llorona crece fácilmente en interiores en macetas llenas de una mezcla de tierra y colocadas con luz indirecta brillante o en zonas soleadas que reciban algo de sombra por la tarde. Debe regarse con regularidad durante la temporada de crecimiento, pero debe dejarse secar desde el otoño hasta el final del invierno.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad