Guia para el cuidado del ficus benjamina

Guia para el cuidado del ficus benjamina

Planta araña

Los populares ficus pertenecen al género de las higueras. Aunque sólo se ven unos pocos en cultivo, hay cientos de especies de ficus. Son nativas de todos los trópicos, incluyendo Asia, América y África. Sirven como plantas decorativas, alimenticias e incluso como símbolos religiosos. Algunos tipos de ficus se conocen también como higueras y producen el conocido fruto.
El famoso árbol Bodhi bajo el que Buda alcanzó la iluminación era un Ficus religiosa. En sus hábitats nativos, el ficus se ve a menudo como un árbol paisajístico con raíces colgantes y contrafuertes y una magnífica copa. En el hogar, el ficus es una hermosa planta ejemplar que puede proporcionar muchos años de exuberante follaje. Es bastante quisquilloso, así que prepárese para algunos cuidados específicos.
Mucha gente experimenta frustración con las plantas de ficus. Son propensos a que se les caigan las hojas cuando hay corrientes de aire y frío, y no les gusta que los muevan. Los ficus también son vulnerables a los ácaros, las cochinillas, las moscas blancas y los pulgones. Como plantas tropicales, necesitan absolutamente una luz, un calor y una humedad adecuados para tener un aspecto óptimo.

Hiedra común

Daniel debe colocarse en una habitación bien iluminada. Lo ideal sería un invernadero luminoso o un metro de distancia de una ventana orientada al sur. Daniel combina perfectamente con Fiona y Melany, que prefieren la luz brillante.
Daniel prefiere un riego regular y constante. Puede notar que sus hojas empiezan a caer si se le da demasiada o muy poca agua. Compruebe siempre los primeros cinco centímetros de su suelo antes de volver a regar. La cantidad de luz que reciba Daniel influirá en la cantidad de agua que necesite.
Daniel puede tolerar temperaturas de entre 18ºC y 24ºC. Evite colocar a Daniel junto a una ventana abierta o en una zona con corrientes de aire. Prefiere estar en un entorno cálido y sin corrientes de aire. Si la habitación es demasiado fría para Daniel, se le caerán las hojas por el estrés.
Utilice un abono diluido para plantas de interior una vez al mes para ayudar a promover el nuevo crecimiento. Abónelo una vez al mes durante la temporada de crecimiento (de marzo a septiembre), pero no lo haga en los meses de invierno, cuando Daniel estará inactivo.
Daniel puede permanecer en su maceta original hasta dos años. Aunque crece rápidamente, puede ser sensible al estrés y sólo debe trasplantarse cuando sea necesario. Asegúrese de que hay muchas raíces grandes que sobresalen de su maceta de drenaje antes de trasplantarlo de nuevo.

Bromelias

Cuando la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio o NASA realizó un estudio sobre el aire limpio, descubrió que ciertas plantas son capaces de filtrar la contaminación del aire. No nos referimos sólo al polvo, sino a toxinas como el formaldehído, el benceno y otras palabras difíciles de pronunciar.
Puede que la higuera llorona ficus benjamina, también conocida como árbol Ficus, no sea la primera planta de interior en la que piensas cuando quieres adornar tu casa con plantas, hojas verdes y vibraciones selváticas. Y puede que la primera vez que te encuentres con la higuera llorona no sea en una casa selvática, sino en el vestíbulo de una oficina. Personalmente, siempre me ha parecido que este árbol siempre verde es el complemento perfecto para los interiores comerciales.
La higuera llorona (ficus benjamina) simboliza la unidad. Algunas culturas creen que puede aportar comprensión y conocimiento allí donde se coloque. Quizá por eso a las oficinas les gusta este árbol cultivado en interiores.
Si se cultivan los higos llorones en el exterior, pueden alcanzar una altura majestuosa de hasta 18 metros. También pueden dar fruto, cuando están en el exterior, produciendo flores que luego son polinizadas por las avispas para producir el fruto del higo.

Cuidados del ficus benjamina en el exterior

El ficus comunica su malestar dejando caer las hojas verdes y brillantes. De hecho, se trata de un mecanismo de protección con el que la planta de interior reacciona a las condiciones negativas. La causa de este defecto rara vez es evidente y requiere un análisis específico. Lea aquí por qué el Ficus benjamina pierde sus hojas. Esta guía de cuidados le muestra cómo ayudar a su «hijo problemático».
De forma no verbal y sin embargo inequívoca, el Ficus nos «dice» cuando no se siente bien. La popular planta de interior reacciona ante un trastorno dejando caer sus elegantes y brillantes hojas. Esta señal requiere una acción inmediata, para que el embajador de hoja perenne de la atmósfera de la selva tropical no muera.
El abanico de posibles causas de la caída de las hojas es amplio, por lo que es inevitable realizar un análisis específico. Lea aquí qué hacer si su Ficus benjamina pierde las hojas. Estas instrucciones de cuidado explican cómo guiar con éxito a su Ficus en las condiciones adversas de Europa Central.
Cuando un Ficus benjamina pierde sus hojas, este daño suele ser consecuencia de un cambio inmediato de ubicación. Esta medida no siempre puede evitarse, por ejemplo en el caso de una mudanza a una nueva casa. En este caso, debe tener un poco de paciencia. Al cabo de unas semanas, el ficus se adaptará al nuevo lugar y volverá a equilibrar la pérdida de hojas. Por supuesto, esto sólo ocurre cuando el nuevo lugar tiene que ofrecer las siguientes condiciones de luz y temperatura.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad