Cochinilla en dracena

Cochinilla en dracena

Manchas amarillas en las hojas de dracaena

La sangre de dragón es una resina roja producida por una variedad de árboles que crecen en el sudeste asiático, África oriental, las Islas Canarias, las Antillas y también en Sudamérica. Los componentes de esta resina son numerosos y difieren según su origen.
(1) Kirby, J., Spring, M., Higgitt, C. ‘The Technology of Red Lake Pigment Manufacture: Study of the Dyestuff Substrate’. National Gallery Technical Bulletin Vol 26, pp 71-87.  Disponible en pdf. Compre este libro en Amazon US, Amazon UK, Amazon DE.
(2) J. Kirby, M. Spring y C. Higgitt, The Technology of Eighteenth- and Nineteenth-Century Red Lake Pigments, National Gallery Technical Bulletin, Vol 28, 2007.  Compre este libro en Amazon US, Amazon UK, Amazon DE.
6 Llamas de color rojo anaranjado sobre las cabezas de los Apóstoles: muy probablemente un pigmento rojo muy raro, la sangre de dragón, producido a partir de exudaciones resinosas del árbol del mismo nombre y también de otras especies.
(1) David Bomford, Jill Dunkerton, Dillian Gordon, Ashok Roy, Jo Kirby, National Gallery Catalogues, The Italian Paintings before 1400′, Londres 2011, pp. 64-71.  Compre este libro en Amazon US, Amazon UK, Amazon DE.

Escala de dracaena marginata

Toda la variedad, mayoritariamente arbustiva, se compone de robustos sistemas radiculares de tipo fasciculado, de troncos erectos de color marrón claro que soportan mechones de hojas alargadas, finas o anchas, cuyo color varía del verde claro al verde hierba.
Requiere riegos regulares desde la reanudación vegetativa hasta el otoño y escasos durante el periodo invernal. En invierno basta con mantener el suelo apenas húmedo. Tras el riego, vacíe el platillo para evitar la putrefacción de las raíces.
El jarrón con el esqueje de dracaena debe cerrarse con plástico transparente para garantizar el grado adecuado de humedad y luego colocarse en un lugar luminoso pero no al sol directo y a una temperatura de unos 20-24 °C. La carcasa debe abrirse todos los días durante las horas más calurosas para evitar la condensación.
Cuando aparecen las hojas nuevas, significa que el esqueje de dracaena ha echado raíces y es el momento adecuado para liberarlo del envoltorio de plástico, trasplantarlo a una maceta más grande y cultivarlo como planta adulta.
El trasplante se realiza aproximadamente cada dos años en primavera, utilizando recipientes progresivamente más grandes y teniendo cuidado de no traumatizar ni dañar las raíces. Generalmente se trasplanta con todo el pan de tierra y se añade tierra nueva y fértil.

Enfermedades de la dracaena

La presente invención se adscribe al sector industrial de la obtención de extractos vegetales naturales, concretamente del árbol canario Dracaena draco, para su uso en sectores industriales aplicables a la alimentación humana.
denominación. La Dracaena draco , también llamada drago canario, es un árbol cuya madera se ha utilizado tradicionalmente en artesanías principalmente de carácter ornamental. Sus hojas también se han utilizado como forraje para la cabaña ganadera, principalmente caprina, de las Islas Canarias. La base anaranjada de las hojas se ha utilizado como curtiente, tinte o colorante, generalmente mediante su picado o triturado, o a partir de infusiones de dichas hojas. También para este tipo de aplicaciones relacionadas con la aplicación de color, se ha utilizado la resina rojiza del drago canario. Es lo que se ha denominado «sangre de dragón» o «sangre de dragón». Esta sangre de dragón se ha llegado a utilizar como remedio medicinal tradicional contra la tos, como potenciador de las encías, como antiinflamatorio y también como antiulceroso. La denominación de sangre de dragón se aplica a productos extraídos de plantas muy diferentes y con composiciones muy distintas entre sí, pero todos ellos tienen una característica común, su color rojo, de ahí su denominación.

Las hojas de la dracaena se vuelven blancas

La planta Dracaena evolucionó en un contexto de sequías áridas intercaladas con inundaciones repentinas y lluvias intensas. Esto llevó a la planta a desarrollar cualidades específicas que hacen que la dracaena sea resistente a la inundación.
Riegue sólo cuando la tierra esté completamente seca. Para comprobarlo, meta el dedo hasta una profundidad de 5-8 cm. Debería salir polvo y estar seco. Si queda apenas un poco de humedad, no riegue todavía.
El invierno provoca el letargo en las plantas de la familia de las Dracaenas. Se aplican las mismas reglas que en el caso anterior, salvo que la tierra puede tardar hasta un mes en secarse desde el riego anterior. Riegue cada 15 a 30 días, no es necesario regar semanalmente cuando la planta está en esta fase de reposo.
Lo mejor es utilizar el agua de lluvia que se recoge como escorrentía de la lluvia o de los árboles. Coloque cubetas bajo la línea de goteo de los árboles o bajo el canalón del tejado. Esta agua no contiene aditivos municipales, lo que elimina el riesgo de necrosis de las puntas de las hojas. Además, está cargada de nutrientes procedentes de líquenes, musgos, cortezas, hojas y vida animal que se acumulan en el polvo que recoge el agua de lluvia.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad