Aloe vera se pudre

Aloe vera se pudre

Cómo revivir el aloe vera sin raíces

La sábila es una de esas plantas que se ven bien y también pueden ser útiles. Sin embargo, también es susceptible de sufrir algunos problemas. Si quieres proteger tu planta de aloe, debes entender los problemas más comunes y cómo tratarlos.
La podredumbre de la raíz del aloe es un problema que se desarrolla cuando un determinado tipo de hongo crece en la planta. Las puntas de las raíces de color marrón oscuro y blandas y las hojas oscuras son signos de podredumbre de las raíces. La mezcla para macetas y la rutina de riego adecuadas pueden evitar que la podredumbre de las raíces aparezca o se extienda a otras plantas.
Si nota un cambio en su planta de aloe, debe considerar si se trata de la podredumbre de las raíces. Hay otros problemas comunes, pero el hongo puede ser problemático. Sigue leyendo para saber más sobre los signos de la podredumbre de la raíz y cómo tratarla y prevenirla.
La podredumbre de las raíces es una enfermedad común para la planta de aloe. Se desarrolla en presencia de hongos, y puede ser difícil de tratar si se agrava. La podredumbre de la raíz afecta principalmente a las raíces, pero ciertos tipos de hongos también pueden dañar las hojas e impedir el crecimiento de toda la planta.
No hay que confundir la podredumbre de las raíces con otros problemas, como la podredumbre blanda o la roya del aloe. La podredumbre blanda afecta más a las hojas, pero puede tener causas similares a la podredumbre de la raíz. Ambas enfermedades pueden desarrollarse cuando hay demasiada agua cerca de la planta.

Aloe vera se pudre 2021

El verdadero aloe (Aloe vera) es una planta medicinal muy popular en el mundo árabe, que se utiliza en la medicina popular y en la cosmética por sus ingredientes.  Si usted mismo tiene un ejemplar de la planta de aloe, pero quiere propagarla, hay varios métodos disponibles.  Los aloes son bastante fáciles de propagar porque proporcionan mucho material vegetal que se puede utilizar para este mismo fin. También mostraremos Cómo plantar aloe vera sin raíces.
Antes de poder propagar el aloe vera, hay que mezclar el sustrato.  Los aloes sólo pueden prosperar en el sustrato adecuado y no importa si utilizas esquejes o la propagación por esquejes, el sustrato de la maceta debe cumplir ciertos requisitos.  En una tierra de jardín convencional, los esquejes y las estacas de hoja sólo morirían o se pudrirían inmediatamente, lo que, por supuesto, se quiere evitar.  Las siguientes mezclas de sustrato son muy adecuadas para los aloes:
Estas mezclas ofrecen a las plantas jóvenes de aloe las condiciones necesarias para poder crecer eficazmente.  No sólo las raíces pueden encontrar apoyo inmediatamente, sino que los aloes pueden esperar un rico suministro de nutrientes y aire fresco, mientras que no están expuestos al encharcamiento.  Mezcle los ingredientes y compruebe la densidad del sustrato apretándolo una vez.  Si la mezcla no vuelve a colapsar, la mezcla es correcta.  Por último, compruebe el valor del pH.  Debe estar entre 6,0 y 8,0.  Añade un poco de cal de jardín si el valor no es lo suficientemente alto.

Cómo hacer crecer de nuevo las raíces del aloe

Este artículo ha sido redactado por Artemisia Nursery. Artemisia Nursery es un vivero al por menor situado en el noreste de Los Ángeles y especializado en plantas autóctonas de California. Artemisia Nursery es una pequeña empresa propiedad de sus trabajadores, con planes de convertirse en una cooperativa de trabajadores. Además de las plantas autóctonas de California, Artemisia Nursery ofrece una selección de suculentas, plantas autóctonas, plantas de interior, cerámica y herramientas de jardinería. Aprovechando los conocimientos de los fundadores, Artemisia Nursery también ofrece consultas, diseños e instalaciones.
Cultivar Aloe Vera es fácil. Plantarlo es un poco más complicado. A diferencia de otras suculentas y cactus, es difícil cultivar Aloe Vera a partir de una simple hoja. Las posibilidades de que la hoja eche raíces y se convierta en una planta sana son escasas. Por lo tanto, la mayoría de los jardineros plantan el Aloe Vera a partir de vástagos, lo que suele dar lugar a plantas más exitosas.
No es así. La canela no protegerá su hoja de la infección. Sin embargo, el corte de su hoja es muy delicado y requiere protección contra la infección. Intenta utilizar un cuchillo limpio para hacer el corte y dejar que crezca una película en el corte para mantener la hoja libre de infecciones. ¡Adivina de nuevo!

Pérdida de la raíz del aloe vera

Hay diferentes maneras de propagar su planta de interior de aloe vera. Puede ser a partir de chupones llamados «cachorros», germinando semillas o a partir de esquejes de hojas. La propagación a partir de crías es el método más fácil y el que tiene un mayor índice de éxito. Si se intenta propagar el aloe vera a partir de un esqueje colocado en agua, lo más probable es que se pudra antes de echar raíces. Las posibilidades de que el esqueje eche raíces en la tierra de la maceta no son mucho mayores.
El cultivo de aloe vera a partir de semillas es un proceso largo y complicado. La suculenta crece muy lentamente, mientras que la propagación con crías le dará un comienzo mucho más rápido. Además, las semillas necesitan de ocho a diez horas de luz solar para germinar, algo que, en la mayoría de los hogares, es difícil de proporcionar de forma natural, por lo que hay que instalar luces de crecimiento. Y las semillas recogidas de cualquier planta de jardín no servirán, ya que el aloe vera se poliniza fácilmente con otras especies de aloe.
Durante los primeros días, las nuevas plantas que empezaron con raíces necesitan un riego profundo, pero sólo hay que volver a regar cuando la tierra se haya secado por completo. Regar demasiado y con demasiada frecuencia desalienta el establecimiento de las plantas y provocará la putrefacción de las raíces.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad